Capítulo 2: El suelo - Composición biológica y química de la tierra

Imprimir

La composición biológica abarca desde las materias orgánicas y los microorganismos hasta los organismos vegetales y animales.

Dentro de la composición química encontramos cloruros, fosfatos, sulfatos, carbonatos y nitratos, calcio, magnesio, boro, cobre, cinc, silicio, yodo, cloro, flúor, cobalto, estroncio y bario.

Aspectos de la tierra.- Atendiendo a su estructura, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos de la tierra: densidad, textura, estructura, tenacidad, porosidad, permeabilidad, capilaridad y humedad. Vamos a verlos uno a uno.

1.Densidad: es el peso de la unidad de volumen y se expresa en gramos. Hay dos tipos de densidad: la real, cuya cifra ordinaria es 2,65 g/cm3 y es la de los elementos constitutivos sin aire. Por otro lado se encuentra la aparente cuya cifra media es de 1,30 g/cm3 .

2.Estructura: se refiere a la forma en la que se unen las partículas para constituir agregados de distintos tamaños y formas. Según esto los terrenos pueden ser:

a)De estructura simple y suelta como los arcillosos.

b)De estructura definida y suelta como los arcillosos.

c)De estructura intermedia en los que hay una proporción equilibrada de arena, arcilla y limo.

3.Tenacidad: es la resistencia que la tierra opone a la deformación o rotura de los conglomerados de partículas. Si un terreno tiene tenacidad se ve si proporciona soporte firme a la planta y deja que sus raíces se puedan expandir.

4.Porosidad: se refiere a la existencia de espacios formados por agua y aire entre las partículas que constituyen las tierras.

5.Permeabilidad: esta propiedad es aquella que posee la tierra que permite pasar al agua. Atendiendo a esta característica las tierras pueden dividirse en secas, frescas, húmedas y pantanosas.

7.Capilaridad: es la propiedad que permite al agua moverse en todas direcciones en la masa terrosa. Cuando el suelo tiene gran poder capilar casi no se puede retener el líquido.

8. Humedad: es la medida de agua que contiene la tierra como consecuencia de hallarse retenida en espacios superficiales o subterráneos.